CIRCO DE LETRAS

Circo de letras es una serie de poemas visuales que surgen del estudio y análisis de la anatomía de los caracteres alfabéticos.

Anatomía poética de las letras, Tania Quindós, 2012 from Te Quindós on Vimeo.

El trazo horizontal de una letra que une dos astas se denomina perfil o barra transversal. En Trapecio mudo, este trazo se transforma en un columpio que se balancea sujetándose en las astas de la “H”. Sin embargo, en Buscando el equilibrio se convierte en una cuerda en la que un tipógrafo-equilibrista trata de encontrar el punto exacto para construir una “A” perfecta.
Trapecio mudo, 2011. 15 x 16,5 x 2,5 cm. Madera
Buscando el equilibrio, 2011. 15 x 15,3 x 2,5 cm. Madera
Los trazos cortos que parten del asta de un carácter alfabético se llaman brazos. La letra “E” en caja alta tiene tres. Entre tus brazosE-brazado y Extrañado componen una pequeña serie de libre interpretación y entrañable visión.
Entre tus brazos y E-brazado , 2011. 10 x 8,2 x 1,5 cm, 10 x 17,5 x 1,5 cm y 10 x 8,2 x 2,5 cm. Madera 
El hombre que recorre constantemente los escalones que hay en el interior de la letra “Q”, es decir, en su contraforma, parece no saber donde se dirige: Quo Vadis.
Quo Vadis, 2011. 15 x 12,3 x 5 cm. Madera
Dianas es un poema visual basado en la greguería El amor es algo así como bordar juntos, de Ramón Gómez de la Serna. Es un carácter “S”, un doble arco enérgico y sensual.
Dianas, 2011 (Basado en la greguería El amor es algo así como bordar juntos, de Gómez de la Serna). 15 x 8,8 x 2,5 cm. Madera
Entendemos ascendente como la parte del asta de un carácter en caja baja que sobresale de la línea media. En algunos textos, como si fueran un entramado de escaleras y puentes, las astas ascendentes de algunas tipografías parecen querer tocar las letras de la línea superior. La pieza Desafío nace de otra greguería de Gómez de la Serna titulada No hay que tirarse desde demasiado alto para no arrepentirse por el camino.
Desafío, 2011 (Basado en la greguería No hay que tirarse desde demasiado alto para no arrepentirse por el camino, de Gómez de la Serna). 30 x 13,4 x 10 cm. Madera